María Fernanda, de 7 años, desapareció luego de que degollaron a su madre

Carlos Navarrete Romero/ Chilpancingo, Gro.

A Sendy Vázquez Ramírez le cortaron la garganta para arrebatarle a su hija, de siete años.

El asesinato ocurrió la noche del 4 de diciembre en la colonia Asentamiento Humano, del municipio de Leonardo Bravo. Desde entonces la pequeña María Fernanda Valadez Vázquez está desaparecida.

La Fiscalía General del Estado (FGE) activó la Alerta Ámber para tratar de localizarla, sin embargo a dos meses de que se la llevaron nada se sabe de ella.

Familiares de Sendy señalan como responsable a Javier Valadez Millán, padre de la menor, y a la pareja sentimental de éste, Roberto Rayo Pérez. Aseguran que existen elementos suficientes para comprobar que ambos cometieron el crimen con el objetivo de llevarse consigo a María Fernanda.

De acuerdo con la narrativa de uno de los hermanos de Sendy, el 4 de diciembre pasado, entre las 8 y 10 de la noche, Javier y Roberto ingresaron por la fuerza al domicilio de la víctima, la golpearon en la cabeza con dos tubos metálicos y después la lesionaron en diferentes partes del cuerpo con un cuchillo hasta degollarla.

No existe certeza sobre si el crimen se cometió ante los ojos de María Fernanda o si fue sacada del lugar antes de que asesinaran a su madre.

El cuerpo de Sendy fue localizado el 5 de diciembre en el patio de su casa por un hombre que todos los días, a las 8 de la mañana, acudía a su domicilio para venderle leche. La familia fue alertada y de inmediato se realizaron las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

Sendy Vázquez y su hija María Fernanda, de siete años, quien está en calidad de desaparecida.

En el lugar fueron encontrados, enterrados, los dos tubos metálicos con los que la víctima fue golpeada, así como ropa quemada que presuntamente llevaban puesta los homicidas cuando cometieron el asesinato.

La ropa que Sendy vestía esa noche también fue incinerada y su cuerpo tenía puesto un vestido completamente limpio. Además el piso de la casa fue lavado para borrar los rastros de sangre. Quienes la mataron se esforzaron por no dejar evidencias.

Javier y Roberto fueron detenidos por agentes ministeriales horas después de que el cuerpo de Sendy fue localizado. Dentro de su domicilio, que se ubica frente al de la víctima, encontraron un cuchillo con el que la habrían degollado, sin embargo recuperaron su libertad por la noche luego de que las autoridades argumentaron que no tenían pruebas suficientes para confirmar su responsabilidad en el homicidio ni en la desaparición de la menor.

La familia de Sendy denunció este día la negligencia del personal de la Fiscalía que, pese a que encontraron los tubos de metal, la ropa quemada y el cuchillo, dejaron libres a los presuntos asesinos, por lo que no descartan que exista alguna complicidad de la institución.

Por esa razón ofrecieron hoy una conferencia de prensa en Chilpancingo, a fin de exigir a las autoridades investigadoras la inmediata localización de María Fernanda, así como la detención y encarcelamiento de los presuntos homicidas, quienes huyeron de Leonardo Bravo tras ser liberados.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *