Diabetes mellitus, un asesino silencioso

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_________________________

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica degenerativa que se ha vuelto un grave problema de salud pública en nuestro país y en el mudo a tal grado que se ha considerado una pandemia. Sin embargo muchas personas suelen subestimar esta terrible enfermedad por diferentes factores, pero uno de ellos puede estar relacionado con que algunas personas no experimentan muchos síntomas y otros, al no tener una información correcta, no la asocian con la enfermedad, es por ello que se ha catalogado como “un asesino silencioso”.

Según estadísticas del INEGI, se registró que las principales causas de muerte en la población mexicana fueron las enfermedades del corazón (20.1%), seguida de diabetes (15.2%), tumores malignos (12%), enfermedades del hígado (5.5%) y accidentes (5.2%).

Desgraciadamente, la diabetes mellitus es la segunda causa de muerte en México y ahora, con la otra pandemia de Covid-19, aún más se han agravado las muertes y todavía toma mucho más relevancia el cuidar nuestra salud.

¿Cuándo podemos diagnosticar a un paciente con niveles altos de glucemia o glucosa alta? Esto lo podemos diagnosticar a través de un examen de sangre. Se diagnostica diabetes si el nivel de glucosa en ayunas es de 126 mg/dl (7.0 mmol/L) o superior en dos exámenes diferentes. Los niveles entre 100 y 125 mg/dl (5.5 y 7.0 mmol/L) se denominan alteración de la glucosa en ayunas.

-Glucosa en ayuno de ≥8 horas ≥126mg/dl
-Hemoglobina glicosilada (resumen del azúcar de los últimos 2-3 meses) ≥ 6.5%

-Glucosa 2 horas después de sobrecarga con 75g de glucosa ≥ 200mg/dl (este es un método un poco más agresivo para el paciente)

-Presencia de síntomas de hiperglucemia con una glucosa en cualquier momento ≥ 200mg/dl
Los 3 primeros deberán ser confirmados en una segunda muestra (puede ser el mismo parámetro alterado u otro diferente)

Los principales síntomas de la diabetes mellitus se les conoce como las 4 “P”:

-Poliuria: producción excesiva de orina. Los riñones se encargan de filtrar la sangre que les llega y eliminar aquellas sustancias no interesantes y devolver a la circulación aquellas que son necesarias. Cuando los niveles de azúcar son muy altos (a partir de 180mg/dl), el riñón se satura y no es capaz de devolver toda la glucosa a la sangre, incrementando la eliminación de glucosa por orina que necesita ser disuelta en agua, por ello se arrastra más agua a orina y aumenta el volumen de diuresis.

-Polidípsia: mucha sed. Para compensar este aumento de diuresis y no deshidratarnos se estimula la sensación de sed.

-Polifagia: aumento del apetito. Al no entrar la glucosa en las células (porque no hay insulina o bien, esta no actúa correctamente) se quedan sin energía (sin alimento), creando la necesidad “falsa” de comer más para compensar.

Pérdida de peso: aunque haya polifagia para compensar la falta de alimento de las células, continuamos sin aprovechar la energía de los alimentos.

Recordemos que al tener altos los niveles de azúcar en sangre estos se vuelven un como un tóxico y como la sangre circula por todos los órganos los va dañando lentamente y puede ocasionar varios problemas de salud, por ejemplo: pie diabético (amputaciones), insuficiencia renal, neuropatía diabética (dolor muscular, cansancio), daños a grandes vasos sanguíneos que pueden provocar infartos, accidentes cerebro vasculares, problemas de circulación, retinopatía diabética (puede causar ceguera), problemas de osteoporosis, por eso consideramos a la diabetes mellitus como “un asesino silencioso”.

Recuerda que un diagnóstico de diabetes mellitus no es una sentencia de muerte, al contrario, lo debemos ver como una oportunidad para poder mejorar nuestra calidad de vida, realmente el poder lograr tener una dieta equilibrada nos ayudará mucho a evitar este padecimiento y la asesoría con el nutriólogo es vital para reducir estos problemas de salud que hemos mencionado.

Desgraciadamente, la diabetes mellitus no se puede curar pero sí la podemos controlar. El tratamiento de un plan de alimentación balanceado que he podido brindar a varios pacientes en “Equilibrato Consultorio de Nutrición” han tenido una mejora significativa, por eso es vital realizarse una química sanguínea por lo menos 1 vez al año, identificar síntomas, llevar un adecuado tratamiento médico y nutricional para controlar esta terrible pandemia.

Desgraciadamente en México mueren cada hora 14 personas por diabetes mellitus, la mejor forma de conmemora este 14 de noviembre el día de la lucha contra la diabetes mellitus es evitándola y salvando vidas, infórmate con expertos.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *