Mujeres indígenas acusan a la UAGro de no entregarles $7 mil del Conacyt

Alina Navarrete Fernández/Chilpancingo, Gro.

Beneficiarias del Programa de Incorporación de Mujeres Indígenas a Posgrados para el Fortalecimiento Regional del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) denunciaron que la Universidad⁰ Autónoma de Guerrero (UAGro) les entregó casi 7 mil pesos menos de los que les corresponde, como pago de una estancia virtual en Canadá.

Las estudiantes Angelina Gómez Román, de la Maestría en el Centro de Investigación y Posgrado en Estudios Socioterritoriales (CIPES); Azucena Silva Flores, de la Maestría en Ciencias Odontológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Carmen Celestina Pascualeño Bello, de la Universidad Autónoma de Querétaro, y las también beneficiarias del programa, María Zeferino Aquino y Florencia Bacilio Galeana, se pronunciaron en contra de las irregularidades cometidas por la UAGro.

El programa tiene como objetivo preparar a mujeres indígenas para que aprueben los procesos de admisión a Maestría en la institución donde deseen estudiar el posgrado, y les otorga dos tipos de becas, una para gastos mientras asisten a Cursos Remediales en México y otra, para una estancia técnica del idioma inglés en una institución extranjera, cuyos montos varían cada año.

Angelina Gómez, Azucena Silva, Carmen Pascualeño, María Zeferino y Florencia Bacilio fueron aceptadas en el programa en el 2019, a través de la UAGro; ese año, se especificó que las beneficiarias recibirían 4 mil pesos mensuales para las capacitaciones en México.

También “un monto máximo de $4,400.00 dlls. (Cuatro mil cuatrocientos dólares americanos), o su equivalente en moneda nacional”, para la estancia extranjera, y otro “monto máximo” de hasta 40 mil pesos, para “trámites de visa y de pasaporte (éste por un periodo de tres años), traslado internacional y seguro médico”.

Desde que el programa opera con la UAGro, cuya responsable es la directora general de Posgrado e Investigación, Berenice Illades Aguiar, las beneficiarias realizan la estancia extranjera en la Universidad McGill de Montereal, Canadá.

Angelina Gómez contó que el 15 de noviembre de 2019, las 46 mujeres que fueron aceptadas en el programa recibieron un cheque por 35 mil 46 pesos con 30 centavos. Ese mismo día, el encargado Gerardo Ibañez Dolores acompañó a las jóvenes al banco Afirme para que cambiaran el cheque y les indicó que el dinero debían entregarlo al área financiera de la UAGro.

Las beneficiarias firmaron un documento, del cual nunca recibieron copia, en el que se estableció que los más de 35 mil pesos que recibieron para su estancia en Canadá serían “resguardados” por la UAGro, hasta el verano del 2020, temporada en la que estaba previsto el viaje, que finalmente fue cancelado a consecuencia de la pandemia.

De acuerdo con, Angelina Gómez, en una reunión realizada en junio pasado, Berenice Illades les comunicó a las beneficiarias que la estancia se llevaría a cabo de manera virtual, por lo que no viajarían a Canadá y se les entregaría el dinero que quedó bajo resguardo.

Sin embargo, este miércoles, las jóvenes acudieron a la Rectoría para recibir su dinero y únicamente les entregaron 28 mil 100 pesos, es decir, 6 mil 946 pesos menos de los que les fueron destinados, de manera legítima por parte del programa.

Las jóvenes informaron que Berenice Illades y el resto del equipo a cargo del programa en la UAGro, argumentaron que se les entregó una cantidad menor debido a que se utilizaron recursos para comprar los boletos de avión en la línea de Aeroméxico y tramitar sus pasaportes, así como visas.

No obstante, según la convocatoria del programa, el Conacyt contempla recursos específicos para esos gastos, de los cuáles las jóvenes desconocen si fueron entregados a la UAGro, debido a que a ellas no se les ha informado.

Esta situación se repite año con año, pues según beneficiaras del programa en convocatorias pasadas, la UAGro suele entregar miles de pesos menos de los autorizados por el Conacyt, mismos que no se transparentan.

Ante la situación, Angelina Gómez se comunicó vía correo electrónico con la subdirectora de Promoción y Difusión del Conacyt, Miriam Carrillo Barragán, para cuestionar las acciones de Berenice Illades.

La funcionaria federal aseguró en sus respuestas que Berenice Illades pidió al Conacyt el cambio de modalidad de la estancia extranjera, de presencial a virtual, el 20 de mayo pasado, pero las jóvenes no fueron informadas hasta un mes después.

Actualmente, el Conacyt investiga las irregularidades financieras del programa en la UAGro; Miriam Carrillo advirtió que los recursos autorizados tienen que usarse exclusivamente para las actividades contempladas en la convocatoria, de lo contrario se tienen que reintegrar a la Tesorería de la Federación.

Pero también hay otros aspectos que fueron denunciados por las jóvenes, como el hecho de que no todas beneficiarias asisten a los Cursos Remediales y algunas no son indígenas, por esto consideran que hay “usurpación” en espacios destinados a una población específica y cuestionaron los criterios de selección en la UAGro.

Angelina Gómez expresó que la situación le preocupa pues “no tenemos ningún comprobante, no tenemos nada más que nuestra propia palabra porque no nos han permitido tener (pruebas)” de las irregularidades cometidas por la UAGro. “Nosotras pedimos que se esclarezca el proceso”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *