La leche materna, más que un alimento

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_________________________

En el mes de agosto se celebra en todo el mundo la semana de la lactancia materna, con el fin de promover esta práctica que ha estado ligada a lo largo de la humanidad con el fin de alimentarnos pero que va más allá, también ha servido para crear un lazo muy fuerte con nuestra progenitora y, sobre todo, para darnos la primer inmunidad a través de la toma del calostro.

Recordemos que el calostro destaca por su alta concentración en IgA y lactoferrina (proteínas que ayudan al cuerpo a combatir infecciones), su contenido en linfocitos y macrófagos (100.000 / mm3), y su elevada cantidad de oligosacáridos (20 g/L), que proporciona al recién nacido una eficiente protección contra los gérmenes del medio ambiente.

Para la “Semana Mundial de la Lactancia Materna 2021”, la Alianza Mundial para la Acción sobre Lactancia Materna (WABA, por su sigla en inglés) ha seleccionado el tema: «Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida”.

Esta frase pretende hacer responsables a todos del fomento de la lactancia materna y derribar todos los mitos que se han creado en torno a ella, y más aún, en este período de pandemia en el cual cada vez más mujeres embrazadas han estado con diagnóstico positivo al Covid-19 y tienen la interrogante de si pueden amantar a su bebé o no, la respuesta es que sí, si ellas lo desean pueden y deben de seguir cierto protocolo, como usar una mascarilla a la hora de amantar a su bebé, lavarse las manos antes y después de tocar a su bebé, limpiar y desinfectar rutinariamente las superficies.

La OPS/OMS sigue recomendando que se cumplan las pautas estándar de alimentación infantil durante la pandemia de COVID-19.

Las pautas estándar de alimentación infantil son: inicio de la lactancia materna dentro de una hora después del nacimiento, lactancia materna exclusiva hasta que los bebés tienen seis meses de edad, y continuación de la lactancia materna junto con alimentos complementarios nutricionalmente adecuados y seguros, hasta los dos años de edad o más allá.

Los beneficios de la lactancia materna y la crianza de la interacción madre-bebé para prevenir la infección y promover la salud y el desarrollo, son especialmente importantes cuando los servicios de salud y otros comunitarios se ven interrumpidos o limitados.

Se debe apoyar a las madres y los bebés para que permanezcan juntos y practiquen el contacto piel con piel y/o el cuidado de canguro,independientemente de que ellos o sus bebés tengan o no una infección por el virus COVID-19 sospechosa, probable o confirmada.

Se debe proporcionar asesoramiento sobre lactancia materna, apoyo psicosocial básico y apoyo práctico de alimentación a todas las mujeres embarazadas y madres con bebés y niños pequeños.

Decimos que la leche materna es más que un alimento, porque el hecho de dar lactancia materna al bebé crea un vínculo con la madre y le permite un mejor desarrollo.

Según un estudio publicado en el The Journal Pediatrics, los bebés que gozaron de una lactancia materna por más de 6 meses presentaron menos problemas de salud mental en la infancia y la adolescencia. “Una duración más corta de la lactancia materna puede tener resultados adversos de salud mental durante la infancia y la adolescencia temprana”, advierten los científicos.

Los investigadores explican que esto se debe, en parte, a los beneficios que genera el contacto de la madre sobre los sistemas neuroendocrinos de respuesta al estrés del bebé. Además, aseguran que otro factor que podría influir es la presencia de ácidos grasos de cadena larga y de componentes bioactivos presentes en la leche materna, que influyen en el equilibrio neuroendocrino del bebé, en un momento clave del desarrollo cerebral.

Las investigaciones más recientes demuestran que la lactancia minimiza el riesgo de depresión, ayuda a que las madres duerman más y superen malas experiencias del pasado.

La lactancia materna les provee a los bebés todos los nutrientes que necesitan para crecer y que su sistema inmunológico se desarrolle plenamente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomiendan que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés recién nacidos hasta los 6 meses de edad, después utilizamos la alimentación complementaria sin dejar de dar lactancia materna hasta el año de vida, y que hasta los 2 años se alimenten con una combinación de la misma con alimentos adecuados y nutritivos para su edad en comunidades alejadas en dónde tengamos problemas con seguridad alimentaria.

Necesitamos generar y fomentar políticas públicas de alimentación que garanticen el derecho a brindar leche materna exclusiva y crear campañas en el fomento de esta práctica para que cada vez se conozcan más los beneficios y se vuelva más popular la lactancia materna exclusiva.

La protección de la maternidad es clave para permitir la lactancia materna y empoderar a los padres para una implementación exitosa de las prácticas recomendadas de lactancia materna.

La OPS/OMS recomienda que los países implementen y apliquen el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna a todos los niveles.

Es vital garantizar que las madres lactantes no sean blanco de la industria, el marketing o los profesionales de la salud pública que quieren poner en peligro su lactancia materna mediante la promoción de la alimentación con fórmula, y que realmente sea indicada en casos que lo requieran sin tener ningún conflicto de interés.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *