Las zonas del silencio en Guerrero creadas por el crimen en complicidad con los gobiernos, denuncian periodistas

Alina Navarrete Fernández/Chilpancingo, Gro.

El periodista Sergio Ocampo Arista exigió el cese de agresiones a la prensa y el esclarecimiento de los asesinatos de 8 reporteros, ocurridos durante la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Lo anterior, durante la ceremonia de entre de la Presea Popular “Sentimientos del Pueblo” que se llevó a cabo esta tarde en el edificio histórico ubicado en la avenida Benito Juárez; mismo que alberga las oficinas de la Dirección General del Colegio de Bachilleres.

Sergio Ocampo, el obispo de la Arquidiócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, y el vecino del Fraccionamiento Nuevo Mirador, José Iván González Jiménez, recibieron la Presea Popular de parte de la Dirección Colectiva de Organizaciones Sociales, Civiles, Estudiantiles y Sindicales del Estado de Guerrero.

En el acto participó el cantautor guerrerense Lenin Fernández, quien interpretó la canción “Hasta encontrarte” dedicada a los padres y madres de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa desaparecidos.

De los galardonados, Sergio Ocampo fue el primero en emitir su mensaje para agradecer el reconocimiento a su carrera como periodista en diversos medios de comunicación, incluido el periódico La Jornada, y fundador de Radio Universidad.

En su intervención, también dio lectura a un pronunciamiento elaborado de manera conjunta por la Delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) y la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG), en el que los periodistas se pronunciaron en contra de las agresiones que han resultado en zonas de silencio en Guerrero.

Resaltaron que en la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores, fueron asesinados los periodistas Francisco Pacheco Beltrán, Cecilio Pineda Brito, Víctor Fernández Álvarez Chávez, Pamela Montenegro, Gabriel Soriano, Edgar Alberto Nava López, Erick Castillo Sánchez Kuri y Pablo Morrugares.

Además, se han registrado decenas de agresiones contra los comunicadores, “muchas son cometidas por las autoridades, pero, también, en complicidad con las organizaciones delictivas que desde hace años han sembrado el terror en varias zonas de Guerrero”.

“La inacción del Estado para garantizar la seguridad para que las y los periodistas ejerzan su labor, ha provocado que regiones como la Tierra Caliente, la Sierra, y municipios como Chilapa, Iguala y Acapulco se hayan convertido en zonas de silencio”.

Puntualizó que “Chilapa se convirtió en un municipio donde los medios de comunicación han ido desapareciendo, donde apenas son dos los reporteros, con mucho cuidado y precaución, informan de lo que ahí sucede. Desde hace un par de años no llega ningún periódico ni revista por presión de los criminales”.

Mientras que “en la Tierra Caliente se vive una situación similar, donde los criminales impusieron su ley a todos, no sólo a reporteros sino al comercio, a la clase política, a transporte sin que ninguna autoridad se los impida”.

Recordó que el pasado 16 de julio, durante la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, periodistas intentaron dialogar con el titular del Ejecutivo Federal para darle a conocer el contexto que viven en Guerrero, pero fueron reprimidos por sus guaruras.

También se solicitó la intervención de López Obrador, para se garantice el derecho a libertad de prensa y el regreso de un grupo de siete reporteros a Iguala, quienes fueron desplazados desde el 2020 por las amenazas de un grupo criminal.

Sergio Ocampo recordó que el periodista Jonathan Cuevas denunció “que un funcionario del Ayuntamiento de Iguala ofreció un pago de 25 mil pesos a un grupo de pistoleros para asesinarlo por órdenes del alcalde, el morenista Antonio Salvador Jaimes Herrera”.

A la violencia se suma la precariedad en la laboran los periodistas, en ese sentido resaltó que recientemente, los propietarios del periódico La Jornada Guerrero, la gobernadora electa Evelyn Salgado Pineda y el senador Félix Salgado Macedonio, “desaparecieron este medio sin que a los trabajadores les paguen sus salarios o bien les otorguen su indemnización como lo establece la Ley Federal del Trabajo en caso de que sean despedidos”.

“Con esto Evelyn Salgado Pineda y su papá Félix Salgado han dado una muestra de lo que pueden hacer con el poder”, dijo.

Finalmente, en voz de Sergio Ocampo, los periodistas responsabilizaron a Héctor Astudillo, a López Obrador, al secretario de Seguridad Pública, David Portillo Menchaca, al director de la Policía Ministerial, Esteban Mendoza, y al fiscal del Estado, Jorge Zuriel de los Santos, “de lo que pueda suceder a nuestras familias”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *