Anayeli había sido vendida por $200 mil para casarse en Cochoapa y decidió huir

Ángel Galeana/Chilpancingo

A Anayeli de 15 años la habían vendido por 200 mil pesos para casarse de manera forzada en la comunidad de Joya Real, del municipio de Cochoapa. Decidió huir antes de que se concretara el acuerdo, pero fue encarcelada por la Policía Comunitaria en un intento por que se cumpliera la negociación del matrimonio que un primo había hecho.

Anayeli es huérfana, a su padre lo mataron y los gastos funerarios significaron deudas para su madre.

«Esta lamentable situación ha sido un factor que impacta negativamente en las niñas, porque sus padres se han visto orillados a recibir dinero, violentando sus derechos». Así describe el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan la historia de Anayeli, la niña que, junto a quien sería su esposo de 16 años fue liberada ayer tras una negociación entre sus padres y autoridades.

El 22 de noviembre Anayeli huyó de su casa antes de que llegara la familia «del niño» con quien sería casada a cambio de los 200 mil pesos en los que se había acordado la venta. Se refugió en casa de un vecino por unas horas, hasta donde llegó la Policía Comunitaria para llevársela.

También se llevaron a un niño que ahí vivía, un primo que fue el encargado de negociar la boda y un tío que la habría aconsejado de huir.

«Este severo castigo que recibieron es porque incumplieron el compromiso de entregar a la niña cuando previamente ya habían convenido la cantidad de 200 mil pesos y el día en que se formalizaría su matrimonio», se lee en el relato de Tlachinollan sobre los hechos.

Un día antes de la huida, las familias habían convivido: «La costumbre es sacrificar una res para que puedan compartir la comida entre las dos familias, las autoridades, amigos y vecinos. Forma parte de los preparativos para la boda formal. Por este desaire privaron de su libertad a una menor que desconocía los acuerdos de su primo y mucho menos sabía con qué niño la casarían. Cuando se enteró se armó de valor para huir de su casa».

De acuerdo con el registro de Tlachinollan, sólo en lo que va de noviembre se han realizado cinco matrimonios forzados en el municipio de Cochoapa.

El organismo de Derechos Humanos criticó que el pasado 10 de noviembre la gobernadora Evelyn Salgado Pineda junto a representantes de ONU-Mujeres, Inmujeres y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, entre otros, lanzaron una campaña para erradicar la violencia contra las mujeres en la zona de la Montaña, en la cual no se incluyó la participación de las mujeres Indígenas que han sufrido los agravios.

Tlachinollan reveló que fue a iniciativa del organismo que autoridades del estado y representantes de Derechos Humanos acudieron a liberar a Anayeli, lo cual evidenció que los gobiernos no toman en cuenta a las localidades indígenas.

«Todo quieren resolver con oficios escritos en español que no se leen porque la población mayor es analfabeta», criticó.

Hoy por la tarde, en Acapulco, la gobernadora Evelyn Salgado informó que los menores rescatados están bajo custodia del DIF y que la Fiscalía General del Estado está dando seguimiento al caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *