Buscan a desaparecidos en cárceles y fosas clandestinas de Guerrero


Por Ángel Galeana

8-Abril-2019. Chilpancingo. Familiares de desaparecidos en Guerrero iniciaron una nueva jornada de búsquedas entre reclusorios, albergues y fosas clandestinas. Años o meses, todos buscan a alguien que está en calidad de no localizado.

La mayoría de este grupo es del colectivo Madres Igualtecas, pero también hay gente de Chilpancingo, y hasta de Puebla que vienen a Guerrero a buscar a sus seres queridos, como el caso de don José Gómez,  quien quiere localizar a su hijo y a su sobrino desde hace 8 años.

“Vinieron a vender cosas, ambulante, se vinieron a meter a Filo de Caballos a vender y de ahí se siguieron metiendo (…) Luego ya se dice que se metieron ahí a Corral de Piedra y ahí los alzaron”.

Don José viene a Guerrero con su esposa desde el estado de Puebla cada vez que puede. Con un sueldo de 150 pesos diarios como campesino le es complicado ahorrar 5 mil pesos y hacer el viaje a seguir buscando, y a que en la Fiscalía General del Estado le digan que no han avanzado nada en la investigación.

Pero sigue viniendo. Es la primera vez que participa en un colectivo, en brigadas de búsqueda.

“Pero pues yo tengo esperanzas de que alomejor sí, o como le digo: vivo o muerto pues tengo que saber, bueno, así  es mi idea”.

El caso de Victoria Paz  es otro en el que la esperanza la mantiene a flote. Es originaria de Iguala y  busca a su esposo y tres hermanos desde el 2012.  Los busca sola, su madre murió hace dos años y le toca a ella hacerse cargo. Buscarlos dentro del colectivo le facilita seguir las actividades.

“Mi marido desapareció el 7 de agosto de 2012, busco también a mis hermanos que son tres, igual el 5 de agosto de 2012 desaparecieron. Mi marido se lo llevaron de mi casa en la noche, a mis hermanos del campo, de su trabajo. Ya no regresaron” .

Victoria dice no saber el motivo de la desaparición de sus familiares, pero sigue haciendo filas en reclusorio, recorriendo fosas como desde hace cuatro años para encontrarlos.

“Así como los buscamos en vida, igual los buscamos… ya son desde el 2012 que ya están desaparecidos, pues igual, los vamos a buscar en fosas clandestinas, también”.

Las familias ingresaron este lunes al reclusorio de Chilpancingo para buscar entre los internos a sus desaparecidos. Con los rostros impresos en una fotografía los muestran para que alguien, si los ha visto, les digan dónde pueden localizarlos.

El colectivo Madres Igualtecas está integrado por 163 familias quienes tienen casos de desaparición desde 2010 al 2018.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email