¿Es mejor bajar de peso? o ¿Aprender a comer?

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.


El mes de enero es un mes en el que muchas personas planean actividades para el nuevo año en curso, uno de los objetivos más importantes para las personas es cuidar el peso, muchas personas buscan bajar de peso, pero desgraciadamente en ocasiones no cuentan con el plan adecuado, con la asesoría de un nutriólogo y también tenemos arraigados muchos estereotipos que sería importante desmentir.

 Por ejemplo, el peso es relativo, que quiero decir con esto, el peso de una persona está formado de 5 componentes principales: % de masa grasa, % de masa muscular, % de agua, % de órganos y huesos. Estos componentes son estudiados por una ciencia que se conoce como cineantropometría (la cineantropometría estudia la forma, composición y proporción del cuerpo humano con medidas, con el objetivo de comprender el movimiento humano en relación con el ejercicio, el desarrollo, la nutrición, la salud).

Con la alimentación también existen muchos mitos, por ejemplo: tenemos que evitar consumir alimentos que tengan hidratos de carbono por los azúcares, evitar los lípidos o grasas, pero al suspender algún macronutrimento lo único que ocasionará será traernos problemas de salud y a la larga no generara un buen hábito de alimentación, por eso los planes de alimentación que restringen grupos de alimentos para personas sanas no las debemos de llevar a la práctica, además de que generan poca adherencia al plan de alimentación y las personas terminan dejándolo porque es muy difícil seguir esos seudo planes de alimentación, cuando hablamos de alguna persona con enfermedades especificas en ocasiones se tiene que reducir la ingesta de algunos macronutrimentos (Hidratos de carbono, lípidos y proteínas) pero no suspenderlos totalmente.   

Muchas personas tienen la idea errónea que al dejar de comer van a lograr bajar de peso podrán tener mejor salud, pero recuerden que no se trata de dejar de comer, si no de mejorar la calidad de los alimentos, aprender a seleccionarlos y a combinarlos para poder generar una perdida de peso que se pueda basar sobre todo en perder % de masa grasa, que sería lo ideal disminuir, si disminuimos % de masa grasa gradualmente iremos perdiendo peso, tallas y mejoraremos nuestra salud. 

Recordemos que la masa muscular tiene mayor peso que la masa grasa, si una persona tiene un plan de alimentación elaborado especialmente para su edad, sexo, actividad física, su cultura, gustos y composición corporal será mucho más efectivo que un dieta que sea tomada de una revista o una dieta de moda que lo que hacen es brindar muy poca energía o sólo dar algún grupo de alimento por varios días, ayunos prolongados, generalizan a todas las personas para que consuman cantidades similares de energía sin individualizar, recuerda que los planes de alimentación son personalizados es decir diseñados para una persona en específico de acuerdo a todas las características antes mencionadas. En el consultorio me llegan casos de pacientes que han tomado anfetaminas, han utilizado tés que son laxantes, incluso han tomado agua caliente con limón y uno de ellos tuvo una lesión en el esófago porque le comentaron que el agua entre más caliente les ayudaba a quemar más grasa, otros pacientes haciendo la dieta de la manzana, dietas en las que solo realizan una comida fuerte y toman suplementos, un sinfín de estrategias y propuestas con las que llegan varios pacientes a consulta por su afán de perder peso, desgraciadamente todas estas practicas mencionadas no son saludables, que pasaría si nos preocupáramos más por aprender a comer y no tanto por el peso

Una vez analizada esta información ¿Qué es mejor? ¿Bajar de peso? O ¿Aprender a comer? Estas 2 interrogantes van de la mano, lo ideal sería aprender a comer, si conocemos sobre nutrición y estamos asesorados por un profesional, lo que nos llevará a mejorar nuestra salud será el saber medir nuestras porciones, conocer los grupos de alimentos y nos dará educación nutricional que nos permitirá hacer una selección de mejor calidad a la hora de comer. El bajar de peso será una consecuencia de nuestra buena elección de alimentos, el tener horarios de alimentos y una rutina de ejercicio serían el complemento ideal para asegurarnos que el peso que estamos perdiendo es más de masa grasa que de masa muscular, por eso es de vital importancia conocer nuestra composición corporal, el acudir con un nutriólogo que te informe esta composición corporal para elaborar un plan específico sobre el diagnóstico. El bajar 10 kilos de peso podría sonar algo muy bueno, pero antes de echar a andar las campanas al vuelo, sería importante analizar cuanto de ese % de peso perdido es de masa grasa, masa muscular o % de agua. Recuerda que puedes perder peso por deshidratarte, por saltarte comidas (al tener ayunos prolongados generalmente se degrada la masa muscular para producir energía, esto se puede traducir en una perdida de peso no saludable).

Acude con un nutriólogo certificado, será la mejor herramienta para cuidar tu salud, aprovecho para felicitar a todos mis colegas porque el 27 de enero es el día del nutriólogo en México, a seguir trabajando por la salud de México y el mundo.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto. 

Contacto:
Dirección: Calle Zapata 28, Tercer piso, Col. Centro, Chilpancingo, Gro. Teléfonos: 472-77-40 y 7471632348 . Facebook: Equilibraro consultorio de nutrición.


Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *