Necesario visibilizar a las mujeres lesbianas, bisexuales y trans

Uriel Mena Flores es licenciado en Historia y tiene maestría en Ciencias: Territorio y Sustentabilidad Social por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro). Es integrante del Colectivo LGBTI+ Orgullo Guerrero, docente en la Universidad Latinoamericana México y se sumerge en temas de investigación relacionados con la disidencia sexual y de género.

Chilpancingo, Gro.

Hay muchas formas de ser mujer, en repetidas ocasiones expresan esa frase las personas que abogan por la eliminación de modelos y estereotipos que se han construido entorno a ellas. Ahora se habla de las mujeres (en plural), cuando antes lo usual era singularizar a la mujer, como si existiera solo una forma de serlo.

Entre las diversas formas de ser mujer, existen las mujeres Lesbianas, Bisexuales y Trans que, incluso, en algunos círculos feministas incomoda su presencia y terminan por ser excluidas, invisibilizadas y discriminadas.

Sin embargo, hay evidencias escritas sobre lesbianas (mujeres que sienten atracción sexual y amorosa por otras mujeres) cuatro milenios antes de cristo en algunas fuentes babilónicas, que dan testimonio de la existencia del amor entre mujeres. Pero la heteronormatividad y la patologización del lesbianismo y la bisexualidad (atracción erótica y afectiva por personas de un sexo diferente al suyo y de su mismo sexo) tienen como consecuencia una opresión incluso mayor respecto a la experiencia gay, además de que se niega el amor entre mujeres.

El lesbianismo y la bisexualidad son menos entendidos que la experiencia gay, incluso son menos también los estudios lésbicos porque se investiga poco sobre las mujeres que aman a otras mujeres. El sexismo es una de las razones, e igualmente, porque son pocas las mujeres lesbianas y bisexuales que han escrito sobre sí mismas.

Se suele decir que las mujeres lesbianas son menos discriminadas, porque pueden tomarse de la mano en la calle o bien expresarse cariño públicamente y tales comportamientos pasan como “normales”, ello encuentra su explicación porque en el orden social imperante se mira como “natural” que dos mujeres se muestren afecto en público, ya que a las mujeres se les enseña a ser cariñosas, y en general a mostrar sus emociones, algo distinto pasa con los hombres, ya que a ellos se les atribuyen aspectos de rudeza, donde mostrar sus sentimientos les restaría hombría. Pero las mujeres que aman a otras mujeres sufren una violencia más sutil, el silencio o la no visibilidad. “Cuando la sociedad no nombra su deseo, está haciendo como que no existe, como que no tiene importancia”.

Por su parte, a las mujeres trans aún se les cuestiona su identidad de género, impera la creencia que detrás de una mujer trans hay un hombre y por tanto, ocupa un espacio reservado solo para las “mujeres verdaderas”, porque “existe una visión biologicista sobre la concepción del cuerpo y del ser mujer”, no obstante, la identidad de género es una vivencia interna e individual, tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, así, las mujeres trans merecen respeto y sororidad.

En suma, reflexionar sobre las diversas formas de ser mujer en el siglo XXI, es necesario para lograr la inclusión y la equidad.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *