La mandarina y sus beneficios

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

________________________

La mandarina es una fruta que, sin duda, en México y en nuestro estado de Guerrero goza de una gran aceptación, además nos recuerda siempre las tradicionales posadas en las que las mandarinas, caña de azúcar y cacahuates destacaban como un buen aguinaldo para los niños y grandes, sin embargo poco a poco se ha perdido esta gran tradición por los dulces procesados.  También debemos de reconocer que la mandarina debido a sus grandes cualidades nutricionales que posee la hacen una fruta ideal de estación para ser consumida para la población en general.

La mandarina es originaria de Asía, probablemente fue cultivada en China desde hace varios miles de años, y la primera referencia de esta fruta se remonta al siglo 12 AC. De su región de origen, la mandarina se propagó en la mayor parte del sudeste de Asia, y en otras partes de la India. Por el siglo X la mandarina se cultiva extensamente en el sur de Japón.  El nombre científico de la mandarina es Citrus reticulada Blanco.

Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China. Se puede afirmar que es una fruta originaria de China e Indochina. Su cultivo se introdujo en Europa en el siglo XIX.

Son unas de las frutas más deseadas del otoño, y sus propiedades y beneficios son ideales para esta época del año, ya que su aporte en vitamina C nos ayuda a prevenir gripes y resfriados, también a lucir una piel y un cabello saludable.

La mandarina posee un gran valor nutrimental: Nos aporta 37 calorías, hidratos de carbono 9 gr, fibra 1,9 gr, potasio 185 mg, magnesio 11 mg, calcio 36 mg, vitamina C 35 mg, ácido fólico 21 mcg., una fruta ideal para el consumo de mujeres embarazadas, niños y deportistas.

Las propiedades y beneficios de las mandarinas son múltiples: es muy bueno, comer sus membranas ya que, estas contienen pectina, fibra útil que sirve para disminuir el colesterol en la sangre.

Su alto contenido de vitamina C lo hace intervenir en la formación del colágeno, así como de los huesos y dientes.

Apoya en la producción de los glóbulos rojos blancos con el apoyo del ácido cítrico favorece la absorción del hierro y brinda resistencia a las infecciones. La pulpa contiene vitamina C, vitamina B, ácido cítrico y carotenos.

Contiene potasio, magnesio, calcio y bromo aunque en menor cantidad. El potasio de la fruta, es un mineral necesario para la transferencia y generación del impulso nervioso así como para el movimiento muscular normal, interviene en el equilibrio del agua de la célula tanto interna como externamente.

Contiene provitamina A o beta caroteno, que se transforma en vitamina A, en el organismo, la misma que está en mayor cantidad que otros cítricos, a la vez esta vitamina es primordial para la visión, la conservación de la piel, el cabello, las mucosas, el sistema óseo y sobre todo para el sistema inmunológico, ideal para este tiempo de pandemia por COVID-19.

Es un gran broncodilatador y antiinflamatorio.  Tiene un gran poder anti infeccioso y desinfectante. Por su gran contenido en antioxidantes nos ayuda a prevenir el cáncer.

Las mandarinas son una excelente fruta que en temporada de otoño-invierno no pueden faltar en nuestro hogar por sus grandes beneficios y su gran sabor. Las puedes consumir frescas o en alguna ensalada, trata de compartirla con tus familiares y recuerda que una buena alimentación que incluya todos los grupos de alimentos nos ayudará a mantener nuestro sistema inmunológico más fuerte.

“Recuerda comer sanamente, come Equilibrato”.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *