¿Por qué los mexicanos amamos el picante?

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_________________________

Un alimento muy representativo de nuestro país es el chile, es consumido en todo el territorio y forma una parte muy importante de nuestra gastronomía y, sin lugar a dudas, nos ha representado a nivel mundial.

Sin embargo, el consumo del picante es una práctica que viene de muchas generaciones atrás. En muchas familias el picante es muy importante porque nos acerca con nuestras raíces y nos permite condimentar nuestros alimentos como no lo hace ningún otro ingrediente.

El chile fue primordial para los pueblos indígenas.  En las ciudades de Teotihuacán, Tula y Monte Albán, por ejemplo, se han encontrado vestigios de un amplio consumo de chile entre sus pobladores.

El chile es el fruto de las plantas del género Capsicum. Su nombre viene del náhuatl chilli o tzilli, también conocido como ají en las zonas andinas (Perú, Bolivia, Chile), ha tenido presencia entre las culturas mesoamericanas desde hace miles de años. México posee una amplia variedad de producción de chiles (nombre científico Capsicum) los cuales oscilan entre  más de 100 tipos diferentes, siendo 20 los más utilizados en las cocinas mexicanas, tales como jalapeño, serrano, guajillo, chipotle, chile de árbol, pasilla y habanero por mencionar algunos.

Propiedades nutricionales.

Tan solo en México se consumen más de 100 variedades de chile en diferentes formas, tamaños, colores y cada una posee distintas concentraciones de nutrientes. Aporta muy pocas calorías, sin embargo, es uno de los alimentos con mayor concentración de vitamina C, también contiene vitamina A y B6, potasio, hierro, magnesio y antioxidantes.

La IDR (Ingesta Diaria Recomendada) de vitamina C para adolescentes y adultos mexicanos es de 60 mg/día y un chile poblano aporta 206 mg.

A los chiles se les atribuye cualidades saludables al organismo, mas la recomendación es consumirlos con moderación, ya que el exceso puede irritar al estómago y tener efectos nocivos en personas que sufren gastritis, ulcera péptica y hemorroides.

A nivel fisiológico, el causante de ese inexplicable gusto por el picante es la capsaicina,  la sustancia activa del chile. Ésta estimula las neuronas sensoriales que responden al dolor.

Dicha estimulación produce la liberación de opioides y endorfinas que neutralizan el dolor, detienen la liberación de la Sustancia P, neurotransmisor asociado con el dolor, y de esta forma se percibe una sensación de placer y de alguna forma un grado de adicción, detalla Diana Lizárraga Chávez, Doctora y Maestra en ciencias por la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional.

Es muy importante recalcar, el picante no es adictivo por los capsaicinoides. Lo cierto es que las personas se “enganchan” al efecto secundario que estos producen en su cerebro. El cerebro busca situaciones que le generan bienestar, eso se llama retroalimentación positiva. Te gusta, por lo tanto lo repites. Te da más gusto, lo haces de nuevo y así sucesivamente.

Beneficios para la salud

-Estimula el metabolismo

-Inhibidor de cancerígenos

-Efecto antiinflamatorio

-Previene el envejecimiento prematuro

-Ayuda a la absorción del hierro

-Previene enfermedades respiratorias: gripa y refriados

-Favorece la cicatrización

-Benéfico para el corazón

-Mejora el proceso digestivo

Hoy, el chile es considerado para el desarrollo de tratamientos anticancerosos , ya que la capsaicina es capaz de eliminar las células malignas del cáncer sin dañar las células sanas, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Nottingham (Reino Unido).

La capsaicina (sustancia que posee el chile) está presente en numerosas medicinas contra la artritis y el reumatismo, además de tener efectos positivos para disminuir el dolor de cabeza y la migraña.

Sin duda los mexicanos amamos el picante por las sensaciones que experimentamos al comerlo, el sabor que nos brinda en los platillos que degustamos pero, sobre todo, por la historia y los recuerdos con nuestras raíces, consúmelo con moderación es una verdura muy importante en nuestra dieta.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *