¡Alimentando futuras vidas!

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_____________________________

Es un hecho contrastante que en medio de esta pandemia de covid-19 hemos tenido paralelamente un incremento en los embarazos en nuestro país, podemos ver desgraciadamente muchas muertes y también vemos el inicio de nuevas vidas, tratando de contrarrestar todas esas pérdidas humanas.

En México se esperan un poco más de 171 mil embarazos no deseados o planeados entre 2020-2021, derivado de la pandemia de Coronavirus que provocó diversas situaciones que vulneran los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, como la falta de acceso a la disponibilidad de métodos anticonceptivos y servicios de salud para este fin.

En nuestro país, 17 de cada 100 nacimientos provienen de mujeres adolescentes menores de 20 años y la problemática se acentúa en estados como Chihuahua, Guerrero y Coahuila, de acuerdo con cifras del Censo 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Covid-19 se ha colocado como la primera causa de mortalidad materna en México con base en datos preliminares al 18 de octubre de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud.

Es importante mencionar que el embarazo no se considera una enfermedad, pero si es un estadio en el que la mujer experimenta muchos cambios fisiológicos que sin duda pueden influir en el desarrollo de esa nueva vida para bien o para mal. Es por ello que sería primordial poder planear los embarazos para llegar con un óptimo estado de salud.

Se ha visto en diferentes estudios que si la futura madre y el futuro padre consumen un suplemento de ácido fólico y llevan una dieta rica en alimentos con ácido fólico 3 meses antes del embarazo se puede mejorar la calidad del óvulo y el espermatozoide, los hace mucho más fértiles para que se puedan unir y formar un nuevo ser, además se puede reducir hasta en un 70% problemas de desarrollar espina bífida, cardiopatías congénitas, desprendimiento abrupto de placenta, y problemas en el tubo neural en los futuros bebés es por ello que los micronutrimentos como las vitaminas y minerales juegan un papel muy importante en la dieta de la futura madre.

Es importante asegurarnos que las futuras madres lleven una dieta correcta, con ello estaremos alimentando a su vez a las futuras vidas, por eso me atrevo a decir que el papel del nutriólogo es fundamental como parte del equipo multidisciplinario que deben de revisar a la mujer antes durante y después de su embarazo.

Hemos escuchado también esta frase muy coloquial en la cual mencionan que una mujer embarazada debe de comer por dos, pero en realidad el requerimiento energético de la mujer no aumenta tanto como se cree, la OMS recomienda aumentar sólo 150 kcal el primer trimestre del embarazo, que si analizamos cuanto es 150 kcal reflejadas en alimentos solo tendríamos que agregar 1 taza de yogurt descremado y sin azúcar natural y 1 porción de fruta y con ello podríamos cumplir las 150 kcal extras. Al segundo y tercer trimestre se recomienda aumentar de 300 a 350 kcal más al día.

Es cierto que en el embarazo la alimentación es crucial para el buen desarrollo del bebé y la madre pueda evitar complicaciones durante el embarazo, como diabetes gestacional o preeclampsia que se pueden presentar no sólo por problemas hormonales si no también por el aumento de peso durante el embarazo condicionado por una mala dieta.

Es importante analizar que el incremento de peso durante el embarazo está en gran medida condicionado por el crecimiento del bebé, los cambios fisiológicos que experimenta la madre, los cambios hormonales. Si una mujer tiene un buen peso antes del embarazo lo ideal es que pueda aumentar entre 10 a 13 kg, si la mujer cuenta con un problema de sobre peso antes del embarazo lo ideal es que aumente entre 7 a 10 kilogramos y si una mujer cursa con un problema de obesidad antes del embarazo lo ideal seria que aumente entre 6 a 7 kilos durante el embarazo.

Es importante que la dieta de la mujer embarazada sea rica en proteínas de alto valor biológico, rica en frutas y verduras para poder obtener acido fólico, vitamina A, vitamina C, hierro, vitamina E, vitamina D, fibra, además de tener un buen consumo de agua y utilizar un suplemento especial indicado para el embarazo para complementar la dieta son de vital importancia para asegurarnos de tener una dieta correcta durante el embarazo.

Trata de incluir estos alimentos en tu etapa de embarazo: huevo, pollo, pescado, queso, leche y yogurt descremado sin azúcar, carne de res que nos aportarán proteínas de alto valor biológico también vitamina A, vitamina D (para fortalecer el sistema inmunológico, hierro para oxigenar la sangre y evitar problemas de anemia.

Recuerda consumir alimentos de color verde como: Lechuga, espinacas, acelgas, brócoli, calabazas, kiwis, acelgas, ejotes, son alimentos ricos en ácido fólico, vitamina C, ideales para el buen desarrollo del bebe en el embarazo.

Evita el consumo de alcohol, alimentos ultraprocesados (refrescos, jugos embotellados, frituras, dulces) por su gran cantidad de azúcar, sodio y grasas saturadas.

Recuerda visitar a tu nutriólogo y ginecólogo para una correcta valoración y te brinden recomendaciones específicas de acuerdo a tu caso, cuida tu vida y la de tu familia tomando decisiones responsables.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *