¡Un día sin dieta!

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

____________________________

Es difícil no sentirse incomodo o ponerse en estado de alerta al escuchar la palabra ¡Dieta! En realidad, le hemos dado un significado y un peso diferente a lo que engloba.

Recordemos que la palabra dieta significa los alimentos que una persona consume en un día normal, no especificando si es una alimentación correcta o no.

El día internacional sin dietas es una celebración anual que tiene que ver con la aceptación del cuerpo humano y de la diversidad de sus formas. También está dedicado a llamar la atención y recordar los peligros de algunos regímenes dietéticos exagerados. El día «sin dietas» se celebra el 6 de mayo y su símbolo es una cinta de color azul claro, similar al que se usa, en rojo, en el día contra el sida.

El concepto no es reciente, surgió en 1992, cuando la feminista británica Mary Evans Young decidió luchar contra la industria de productos dietéticos y alertar al mundo sobre los peligros de la anorexia nerviosa y otros desórdenes alimenticios. Para ello, M. Evans Young llamó la atención de los medios de comunicación locales con el eslogan «La gorda devuelve el mordisco».


En una entrevista para la televisión, «acordó» junto a la audiencia celebrar el «Día Internacional Sin Dietas» el 6 de mayo. Mary Evans eligió ese día por la cercanía con la fecha de la entrevista.
Tras esa entrevista, grupos feministas del Reino Unido celebraron el día internacional sin dieta, y según pasaron los años, otros grupos en diferentes países comenzaron a celebrar este día también, entre ellos: Israel, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda, India y Australia.


Es importante saber que la alimentación siempre va estar ligada a nosotros y es parte de la humanidad misma, desde sus inicios, el hombre ha tenido la necesidad de comer, no sólo por la parte fisiológica que demandada cubrir un requerimiento energético específico, si no también por la necesidad de relacionarnos y el placer que nos dan los alimentos a la hora en la que tocan nuestro paladar y existe esa explosión de sabores que nos evocan múltiples sensaciones.

Como nutriólogo estoy de acuerdo en vivir en ¡Un día sin dieta! Porque la connotación que le hemos dado no ha sido la correcta, tenemos que romper ese mito que nos menciona que la dieta debe ser algo fastidioso, con mal sabor, costosa y sin otro sentido más que el perder peso, con el fin de ser aceptado por la sociedad, la alimentación tiene un sentido mucho más profundo que eso.

Al escuchar un día sin dietas nos referimos a evitar seguir promoviendo dietas milagrosas y carentes de una investigación científica que las sustente, debemos de evitar seguir dietas de modas que inventan seudomédicos, instructores o coauches, personas que venden productos milagro que no tienen la más mínima idea de lo que es la ciencia de la nutrición y que, en ocasiones, por tomar un curso o leer un libro no los hace aptos para diseñar o brindar planes de alimentación.

Algunos ejemplos de estas dietas milagro son: la dieta de la luna, South Beach, la Atkins, la Dukan o la de Hollywood, reducen la ingesta de hidratos de carbono y aumentan la de proteínas, imitando estados de ayuno que no son adecuados.

Como consecuencia disminuyen los niveles séricos de insulina y estimulan la degradación de grasas y la producción de cuerpos cetónicos que se acumulan en sangre. También pueden ocasionar además sobrecarga renal y hepática debido al aumento del metabolismo de las proteínas.

Otro tipo dietas, como la del Dr. Prittikin o la de Haas, que promueven el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono y limitan el de alimentos proteicos y grasos, pueden causar deficiencia de ácidos grasos esenciales, vitaminas liposolubles y proteínas y su elevado contenido en fibra puede limitar la absorción de algunos minerales y provocar trastornos gastrointestinales.

También ¡Un día sin dieta! es una protesta a buscar un ideal de cuerpo, recordemos que todos somos diferentes y no debemos de encasillarnos en un estereotipo de belleza, no es justo para la población que se tengan conceptos de ese tipo, el cuidar el peso y el porcentaje de grasa debe de tener su raíz en una buena salud y la apariencia física debería de ser una consecuencia de ello también, no el principal motivo.

Las dietas milagro promueven desequilibrios calóricos y nutricionales que pueden implicar a largo plazo graves problemas para la salud. Su efectividad es temporal puesto que las adaptaciones fisiológicas a la pérdida de peso favorecen la ganancia de más peso del que se había perdido.


Adoptar un estilo de vida saludable es la mejor estrategia para la prevención del sobrepeso, la obesidad y hacer frente a todas las enfermedades crónicas degenerativas, recordemos que la alimentación correcta es uno de los pilares para una buena salud.

Recuerda visitar a tu nutriólogo para tener una consulta personalizada y te brinden recomendaciones específicas de acuerdo a tu caso, cuida tu vida y la de tu familia aplicando una correcta alimentación.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *