Realizan misa a desaparecidos en la FGE, exigen presentación con vida

Alina Navarrete Fernández/Chilpancingo, Gro.

Integrantes del Colectivo «María Herrera» de Chilpancingo realizaron una misa en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) para pedir la presentación con vida de las personas desaparecidas; también dedicaron el acto religioso a la activista María Guadalupe Rodriguez Narciso, quien falleció por «negligencia médica» tras contagiarse de Covid-19.

La misa inició alrededor de las 10:30 de la mañana, a pesar de que agentes ministeriales insistieron al director del Centro de Derechos Humanos «Minerva Bello», José Filiberto Vázquez Florencio, en que no podía oficiar la misa dentro de la FGE. Los policías formaron una valla para evitar que los manifestantes avanzaran, por lo que la misa terminó haciéndose en medio del paso vehicular privado de las instalaciones.

A la misa asistieron la representante del Colectivo «María Herrera», Gema Antunez Flores, la feminista María Luisa Garfias Marín; la viuda del expresidente del Congreso del Estado, Armado Chavarría Barrera, Martha Idalia Obezo Cázares, y familiares de personas desaparecidas en Guerrero. El acto se llevó a cabo en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

En su sermón, Filiberto Vázquez reprochó que las autoridades no han cumplido con la identificación de los cuerpos que los colectivos han encontrado en búsquedas de fosas clandestinas, así como la falta de atención de las Fiscalías para encontrar a las víctimas de desaparición.

Ante el próximo cambio en la administración del Ejecutivo Estatal, «que las Fiscalías de desaparecidos sean verdaderamente profesionales, al nuevo gobierno (que encabeza la gobernadora electa Evelyn Salgado Pineda) esto es lo que le encomendamos», pidió.

Señaló que los manifestantes están en su derecho de protestar, pues «cuando una ley es injusta, no se tiene por qué obedecer» al Estado.

Previo a la misa, Gema Antunez reclamó a las autoridades que se acumulen los casos de desaparecidos sin que haya avance en las investigaciones. Tras el acto religioso, María Luisa Garfias recordó a Guadalupe Rodríguez como una luchadora social que siempre acompañó a familias de otras víctimas, en la búsqueda de su hijo José Molina Rodríguez.

Martha Obezo declaró que Guadalupe Rodríguez se enfrentó a autoridades «indolentes, corruptas» para luchar por todas las mujeres y los hombres desaparecidos, por lo que dejó un gran vacío en el movimiento social. Finalmente, añadió que las activistas continuarán luchando por la verdad y la justicia, «porque vivos se los llevaron, vivos los queremos.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *