México luchando contra dos pandemias

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_____________________

En México y en el mundo vivimos un hecho sin precedentes, una enfermedad que se ha vuelto una pandemia, y nos ha tomado por sorpresa tanto a médicos, investigadores, nutriólogos y a todos los sectores productivos y a la sociedad en general. Es importante mencionar que aún se sigue investigando sobre este virus y cómo poder combatirlo de mejor manera, sin duda es un esfuerzo en conjunto para mejorar nuestra salud y evitar más contagios.

Existe un término muy importante en la medicina que se conoce como comorbilidad. Comorbilidad es un término médico utilizado para describir dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en una misma persona al mismo tiempo o uno después del otro.

La comorbilidad también implica que hay una interacción entre las dos enfermedades que puede empeorar la evolución de ambas. Esto toma una gran relevancia debido a que en nuestro país desgraciadamente tenemos graves problemas de salud y, hablando concretamente de nuestro estado de Guerrero, de varías enfermedades crónico-degenerativas como lo son la obesidad, la diabetes, hipertensión, etc.

Desgraciadamente, estadísticas presentadas el pasado 5 de abril del 2020 en la conferencia con el subsecretario de Salud Hugo López Gatell mencionaba una gráfica con el siguiente título: Muertes por COVID-19 en México según comorbilidad.

  1. Hipertensión (42.55%)
  2. Diabetes (38.30%)
  3. Obesidad (35.11%)
  4. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPO) (10.64%)
  5. Insuficiencia Renal crónica (9.57%)
    (Fuente: Secretaria de Salud México)

Es muy preocupante lo que se muestra en la gráfica, ya que pacientes con hipertensión, diabetes, obesidad, EPO, insuficiencia renal crónica, están en mayor riesgo de tener complicaciones por infecciones de COVID-19. Sin embargo, no debemos de dejar de lado a otros grupos vulnerables como: las mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, a personas mayores de 60 años, fumadores, personas con enfermedades cardiacas, personas con cáncer pulmonar, fibrosis quística, y fibrosis pulmonar.

¿Porque las enfermedades crónicas son tan peligrosas?
El exceso de azúcar en la sangre hace que todas las células del sistema tengan un desequilibrio, células de defensa se aumentan en su funcionalidad, los glóbulos blancos pierden eficiencia, se disminuye la eficiencia del mecanismo de las células
de defensa y esto los hace más susceptibles a infecciones o a contraer alguna otra enfermedad, y algo muy similar ocurre con la edad avanzada, existe un desgaste y un deterioro de los sistemas, las personas con obesidad alteran las funciones metabólicas, la resistencia a la insulina, el volumen corporal disminuye la capacidad respiratoria, en el momento que una persona tenga una infección en vías respiratorias, la expansión de los pulmones es menor y esto no le permite poder respira, pero si hablamos que esta persona tuviera el problema de COVID-19 que ataca a las células del pulmón los alvéolos en el sistema respiratorio.

Ante la presencia de la infección en los alvéolos la respuesta natural del cuerpo es la inflamación como forma de protección, sin embargo, este mecanismo suele provocar irritación y en el peor de los casos, daño en los pulmones que provoca insuficiencia respiratoria. Cuando existe este daño pulmonar es inherente la aplicación de respiradores artificiales, por ello la necesidad de contar con ellos en unidades de cuidados intensivos.

Según la OMS, en 80% de los pacientes el virus sólo causa un resfriado, pero su combinación con el sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, complican la enfermedad y pueden llevar a la muerte.

Todas estas enfermedades crónicas en comorbilidad con el COVID-19 es la situación de alarma para nuestro país y nuestro estado, si tomamos las últimas estadísticas de la (ENSANUT ) 2018, elaborada por el INEGI: 8 de cada 10 mexicanos padecen problemas de sobrepeso y obesidad, 8.6 millones de personas presentan diabetes y 15.2 millones padecen hipertensión arterial, estadísticas muy alarmantes para la situación de la pandemia de COVID-19.

Hoy en día toma mucha más relevancia poder tener un buen estado nutricional, ya no es sólo una moda bajar de peso, comer de manera saludable y estar en forma, ahora es algo que nos puede ayudar a evitar complicaciones mayores si alguna persona contrae el COVID-19, es necesario que se fortalezca la nutrición en México como una herramienta preventiva y desgraciadamente iniciar un programa ahora de intervención es complicado, la ciencia de la nutrición nos ayuda de manera preventiva, sin embargo también puede aplicarse durante la enfermedad y ayudar a revertir nuestro estado de salud que estadísticamente es muy malo en la mayoría de la población.

Esta cuarentena que estamos viviendo nos hace tener más tiempo libre y muchas personas sin saberlo aumentan el consumo de sus porciones y consumen una gran cantidad de alimentos ultraprocesados, en ocasiones con la idea que es un consumo por la misma ansiedad que ha causado ya la cuarentena, sin embargo, el trasfondo va más allá, si bien es cierto que el estar confinado a una casa o habitación puede generar cierto grado de ansiedad, al estar observando la televisión y si sumamos que nuestra actividad física ha disminuido, esto es un caldo de cultivo para que el virus de llegar a infectar a las personas y con ello se pueda volver más peligroso por la comorbilidad, es por ello que mencionamos que México lucha contra dos pandemias.

Seguir las medidas de prevención, se vuelven más importante en los adultos mayores, en mujeres embarazadas y en personas con enfermedades crónico-degenerativas.

Lavarse las manos, cubrir el estornudo con el ángulo del codo, guardar la sana distancia, cuidar nuestra alimentación, con ello mejorar nuestro sistema inmunológico y evitar desarrollar enfermedades crónico-degenerativas son nuestras mejores armas ya que aún no se cuenta con algún tratamiento especial o vacuna para este virus.

Pero una reflexión personal que me surge es que tal vez si tuviéramos un mejor sistema de salud en el cual se impulsara la nutrición correcta en edades tempranas en la escuela y crear una adecuada educación nutricional, sin duda podría cambiar el panorama que ahora tenemos en esta pandemia, pero aún no es tarde, trabajemos desde nuestras trincheras como personal relacionado con el área de la salud pero sin dejar de lado que es una responsabilidad de todos contribuir a mejorar la salud y el buen estado nutricio de manera personal y después poder contribuir a que nuestros seres cercanos se contagien de estos buenos hábitos de alimentación y de salud.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Contacto:
Dirección: Calle Zapata 28, Tercer piso, Col. Centro, Chilpancingo, Gro. Teléfonos: 472-77-40 y 7471632348 . Facebook: Equilibraro consultorio de nutrición. 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *