Ante la indolencia…

Ricardo Locia es pasante en la licenciatura en Antropología Social, ciencia responsable de llevarlo a reflexionar sobre su entorno y las dinámicas que se desarrollan en él. Es miembro de los colectivos: LGBTI+ Orgullo Guerrero y JOTOS (Juntos y Organizados Terminaremos con la Opresión Sexual).

Chilpancingo, Gro.

A Quetzalcóatl Leija Herrera,
nueve años de Clamar Justica.

Ante la indolencia de una sociedad, la manifestación es necesaria- me dije mientras encendía una vela en protesta por todas y todos los asesinados por su orientación sexual o/e identidad de género.

Para esta sociedad la muerte de uno de nosotros es solo la fotografía y título de una nota roja en algún periódico. No somos más que indiferencia y burla, porque la muerte de un Jotito, de una Machorra o una Vestida, para la pluma de algunos periodistas, son notas que venden, y es así por el escarnio que provoca en los lectores, saber que fulano o mengana la mataron por ser y gustarle algo que para su percepción no era “normal”.

Y lamentablemente somos pocos los que lloramos y repudiamos estos crímenes, porque la violencia y la muerte se ha normalizado a tal grado de criminalizar a las víctimas y sentenciar que por “algo los mataron”.

Es así como los asesinatos y los victimarios se protegen en una sociedad indolente, y en la legislación federal y estatal en las cuales: el odio hacía las personas con preferencias sexuales diferentes a las heterosexuales, NO EXISTE. Y tenemos que recalcar hasta el cansancio: NO SON ASESINATOS PASIONALES, SON ASESINATOS DE ODIO, DE UN ODIO QUE NACE POR Y SER DIFERENTE EN UNA SOCIEDAD MACHISTA, MISÓGINA Y SEXISTA.

La cifra de asesinatos ya tiene varios números y su recopilación ha quedado a cargo de organizaciones de la sociedad civil, porque a los gobiernos federales, estatales y municipales, el asesinato de alguno de nosotros no les importa, por eso son muy pocos los protocolos que existen para atender a las víctimas y dar con los victimarios. Y no se hable del número de denuncias ante las instancias de procuración de justicia: enfrentar los largos procesos burocráticos y el nulo o poco conocimiento sobre orientación sexual e identidad de género provoca que el personal de estas instancias segregue y discrimine, motivo por el cual son muy pocos los hombres y mujeres que denuncian actos de violencia.

Por eso es necesario salir a las calles y gritar: ¡Nos están matando! Y visibilizar los rostros e historias de todos y todas las que han sufrido insultos, vejaciones y golpes; por todos aquellos que les han quitado la voz y la vida.

Por todos ellos y ellas necesitamos que los Colectivos LGBT+ además de llevar un conteo de cuantos, en que año y como les quitaron la vida; deben tener y emprender acciones concretas y claras ante el Congreso Local y demandar que exista como agravante en los homicidios el Odio; además exigir a las autoridades e instituciones de procuración de justicia mejores mecanismos para atender los casos donde se haya sufrido o se sufra violencia.

++++

Quizá algún día no tengamos que conmemorar la muerte de nadie más; no tengamos que llorar la partida de un amigo; no tengamos que prender una vela en su honor.

Quizá un día la muerte de un joto, de una machorra o una vestida no forme parte del escarnio, de una nota roja o de un conteo. Quizá un día esas muertes firmarán parte de un grito que clame JUSTICIA. Ni una más. Ni uno menos.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *