La pedofilia NO es una orientación sexual

Uriel Mena Flores es licenciado en Historia y tiene maestría en Ciencias: Territorio y Sustentabilidad Social por la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro). Es integrante del Colectivo LGBTI+ Orgullo Guerrero, docente en la Universidad Latinoamericana México y se sumerge en temas de investigación relacionados con la disidencia sexual y de género.

Chilpancingo, Gro.

En semanas recientes, en redes sociales como Facebook y Twitter, se ha difundido un “movimiento” que se identifica con las siglas MAP: Minor-attracted person (personas atraídas por menores), mediante el cual se pretende legalizar a la pedofilia e, incluso, se quiere vincular con el movimiento LGBTI+, aseverando que la pedofilia es una orientación sexual.

Sin embargo, la pedofilia no es una orientación sexual, en cambio, como lo describe la Organización Mundial de la Salud (OMS), sí es una enfermedad mental y es definida como una parafilia que se manifiesta «por pensamientos persistentes sexuales, fantasías, impulsos, o comportamientos que afectan a niños [y niñas] y a prepúberes». Entonces, es una inclinación sexual considerada ilegal.

Dicho lo anterior, la pedofilia no se incluye ni se incluirá dentro del movimiento LGBTI+, porque las diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género se basan en la noción de los derechos sexuales y en los principios de los derechos humanos.

Además, fue en el año de 1973 cuando la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM), así mismo, el 17 de mayo de 1990 la Asamblea de la OMS eliminó a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, por ello, desde el año 2004 a la fecha, se conmemora a nivel mundial el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

Actualmente, la diversidad sexual se enmarca en valores democráticos como la pluralidad, el respeto, la equidad y la justicia social, por ello, entre las categorías que se han construido, se incluyen las orientaciones sexuales (gay, lesbiana, bisexual, asexual, pansexual); las identidades de género (transgénero, transexual); también las expresiones de género (travesti, transformista, drag queen); la diversidad corporal (intersexual) y la diversidad cultural (muxes), pero en ningún momento se ha admitido a la pedofilia, porque tal enfermedad llega a implicar actos criminales, como la pornografía infantil, el acoso y la violación.

Contacto vía Facebook: Colectivo LGBTI+ Orgullo Guerrero.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *