Nutrición, un pilar olvidado de la salud por años

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

_____________________

Se ha mencionado en diferentes oportunidades que México desgraciadamente cuenta con el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar a nivel mundial en obesidad en adultos, es decir, no existe otro país en el mundo que tenga más niños obesos que México, pero ¿A qué se debe que se presente este fenómeno? ¿Acaso es obra de la casualidad o es algo que se ha venido gestando hace varios años? ¿Usted qué cree?

En nuestro país, uno de cada tres adultos es obeso, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Como consecuencia, los mexicanos viven en promedio 4.2 años menos debido al sobrepeso, esta es la mayor reducción en la esperanza de vida de todos los países y podría mantenerse hasta el 2050 si no hacemos cambios y organizamos un plan para revertir esta situación que hoy en día, con la otra pandemia que ha llegado a nuestro país, el “COVID-19” toma mucho más relevancia el no tener obesidad, ya que se ha ligado como un factor de riesgo grave el padecerla e infectarse de coronavirus.

En 1996 un 20% de mexicanos padecía sobrepeso y obesidad; en la actualidad alrededor del 73% de la población ya presentan sobre peso y obesidad, y un 34% de los casos es obesidad mórbida.  En cuanto a la población infantil, el porcentaje pasó de 7.5% en 1996 a 15% en 2018.

Recordemos que la obesidad es una enfermedad multifactorial cuya principal característica es la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo por un exceso de ingesta de energía.

Si bien a nadie se le obliga a comer los alimentos ultraprocesados (frituras, dulces, comida rápida, helados, pan dulce, refrescos etc.), sí es valido señalar que también el ambiente influye para la toma de decisiones, y en México se han dado todas las condiciones para ofertarnos y tener una gran gama de opciones relacionadas con este tipo de productos, pues nos los ofrecen en todos lados.

Si sumamos la poca información que se tiene en materia de nutrición, la poca actividad física y la mala realización y ejecución de políticas alimentarias por parte del Gobierno federal de hace varios años, se tienen como resultado la creación de ambientes obesogénicos que nos han ayudado a cosechar una gran cantidad de personas con obesidad. 

La nutrición es una ciencia que se ha dejado de lado siendo un pilar muy importante para nuestra salud, forma parte de la medicina preventiva que nos instruye a comer alimentos de calidad para poder beneficiar nuestro cuerpo y evitar el desarrollo o retardar la aparición de la enfermedad. 

Un error, que en lo particular pienso, que se ha presentado una y otra vez en diferentes dependencias de Gobierno es el siguiente: Las personas que desarrollan políticas públicas de alimentación, en ocasiones no cuentan con el perfil en el área de nutrición y eso, sin duda, limita a gran escala la efectividad del programa porque no se cuenta con una visión muy importante y crucial para diseñar la política o el programa de nutrición.  

También el replicar programas de nutrición o políticas públicas no ha funcionado porque cada estado, municipio, ciudad tienen diferentes características y muchas veces no funciona el proyecto porque no está pensado específicamente para dicha comunidad o grupo de edad. Es por ello que muchos programas en el papel son muy buenos, pero a la hora de llevarlos a la práctica simplemente no funcionan.

En últimos días hemos escuchado hablar al presidente Andrés Manuel López Obrador y al subsecretario de salud, Hugo López Gatell, sobre las diferentes enfermedades crónico-degenerativas, entre ellas el sobrepeso y la obesidad, ya que estas agravan a los pacientes que han adquirido el COVID-19, y es que como ya lo mencioné en párrafos anteriores, México ocupa los primeros lugares en el mundo en obesidad y en el año 2012 fue declarada pandemia, debido a la gran mortandad que ha causado.

Desde mi experiencia puedo mencionar que este es un llamado de atención para que cambiemos el rumbo que llevamos en cuanto alimentación, creando programas y políticas de alimentación adecuadas a cada región, cultura, costumbre, etc. para que estos sean más eficaces y tengan el impacto necesario. 

Invito por este medio al Gobierno para que, a través de sus diferentes dependencias, tome las medidas necesarias, a la población para que desde el núcleo familiar empecemos a hacer conciencia con nuestros hijos y tomemos mejores decisiones a la hora de consumir nuestros alimentos.

Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto. 

Contacto:
Dirección: Calle Zapata 28, Tercer piso, Col. Centro, Chilpancingo, Gro. Teléfonos: 472-77-40 y 7471632348 . Facebook: Equilibraro consultorio de nutrición. 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *