Guerrero en crisis: Se terminó en almacenes el medicamento para pacientes Covid-19

Ángel Galeana/Chilpancingo

La sub secretaria de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud de Guerrero, María del Carmen López Olivares, reveló que ya no hay medicamentos en los almacenes de la dependencia para atender a pacientes enfermos de coronavirus en la entidad, y que actualmente solo cuentan con el abastecimiento que está en los hospitales.

Lo anterior lo señaló durante la sesión de la Comisión de Salud del Congreso local desarrollada este martes, la cual fue transmitida a través de las redes sociales del Poder Legislativo, y a la que la funcionaria acudió en representación del titular de la Secretaría de la Salud, Carlos de la Peña Pintos, quien por cuestiones del trabajo relacionado con la emergencia sanitaria no pudo acudir.

En la sesión de la comisión estuvieron presentes los diputados priistas, Olaguer Hernández Flores, Heriberto Huicochea Vázquez, y Verónica Muñoz Parra. Los tres diputados de Morena Nilsan Hilario Mendoza, Antonio Helguera Jiménez y Zeferino Gómez Valdovinos no asistieron.

Tras detallar la inversión que ha realizado el gobierno de Guerrero para la compra de insumos de protección para el personal de salud, y el presupuesto con el que ha contado por aportaciones federales, López Olivares destacó que las necesidades para los trabajadores están cubiertas, pero no para los enfermos.

“Tenemos, hoy sí ya, un momento de crisis, no por el abastecimiento de los insumos para protección, ya estamos con un problema en términos de medicamentos, ya se nos han agotado todos los que teníamos en almacén, estamos en la búsqueda de ellos, está el Gobierno federal intentando enviarnos estos medicamentos, sabemos que la carencia de insumos y medicamentos es a nivel nacional”, dijo.

Posteriormente, tras una pregunta del diputado Olaguer Hernández Flores sobre cuáles son los medicamentos agotados, López Olivares señaló que todos los referentes para la atención del coronavirus.

“La relación es muy larga en términos de nombres, son los que tenemos nosotros que se ocupan más, o concretamente para la atención de esta enfermedad, tenemos ahorita abastecidos a los hospitales, hasta este momento, pero sí ya el almacén está prácticamente en números rojos. Estamos insistiendo en esta adquisición y pidiéndole la ayuda al Gobierno federal para que nos pueda enviar estos medicamentos”, respondió.

Los gastos por Covid en Guerrero.

En la sesión de la Comisión, María del Carmen López Olivares presentó un informe sobre los gastos que ha realizado la Secretaría de Salud en la compra de insumos médicos que comprende en su mayoría equipo de protección para el personal de salud.

Detalló que, desde el 20 de marzo, cuando hicieron la primera entrega, hasta la fecha, han repartido 3 millones 96 mil 674 piezas por diferentes conceptos como equipo de protección personal, higiene, lavado de manos, bolsas para cadáver, guantes, gorros, mascarillas n95, caretas, batas, etc., lo cual ha costado 117 millones 295 mil 447 pesos.

La distribución de los insumos por regiones se realizó de la siguiente manera: En Tierra Caliente fue de 256 mil 970 piezas, en la Norte 419 mil 673, en la Centro 546 mil 879, en la Montaña 248 mil 636, en Costa Grande 400 mil 925, en Costa Chica 370 mil 545, en Acapulco 675 mil 929 y en otras unidades 117 mil 118, como el caso de áreas administrativas, Semefo, etc.

Respecto a lo enviado a Guerrero por el Gobierno federal mostró una diapositiva en la que señala que han recibido 118 mil 723 piezas de equipo de protección personal, 648 de higiene de manos y desinfección, y 5 mil 764 de medicamentos, sumando un total de 125 mil 135 piezas que equivalen a un gasto de 4 millones 174 mil 801 pesos.

María del Carmen López señaló que el Gobierno del estado es el que ha asumido el gasto de los insumos, dado que de los recursos de la federación están comprometidos para pagos de nóminas, medicamentos o servicios subrogados.

Explicó que las mayores fuentes de financiamiento con las que cuenta la Secretaría de Salud son el INSABI, que sustituyó al Seguro Popular, el ramo 33 del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud y Asistencia (FASSA) y el programa U013 que sustituye al programa Prospera, y las aportaciones “líquidas” del Gobierno del estado.

Ejemplificó que el INSABI destina recursos para cubrir gastos subrogados, los cuales ya están etiquetados, por lo que no pueden tomar recursos para la pandemia de esta rama.

En lo que va del año han recibido dos suministraciones: por el primer trimestre recibieron 531 millones 604 mil 400 pesos, para lo que se incluía la compra de medicamentos que la federación dejó de hacer por su cuenta, y la del segundo trimestre que fue por 345 millones 455 mil 438 pesos. Todos esos recursos son para pagos de servicios que la secretaría tiene subrogados, como el caso de laboratorios, servicios de limpieza, seguridad, y toda la operación de servicios médicos

El caso del ramo 33 del Fassa, dijo que está comprometido en 80 por ciento para pago de nómina y 20 por ciento para gastos de operación de hospitales, jurisdicciones y la propia Secretaría, monto que no reveló, como tampoco expuso el dinero que reciben del programa U013.

Tras la explicación, detalló que los únicos recursos con los que han contado son las aportaciones líquidas que el Gobierno de Guerrero ha hecho, las cuales se le permiten en el convenio que existe entre el estado y el INSABI.

Inconformidades de trabajadores del sector Salud

María del Carmen López Olivares reconoció que ha habido manifestaciones del personal de salud en hospitales del estado, principalmente en Taxco y en Chilpancingo, las cuales atribuyó a confusiones de los empleados respecto a la protección que deberían recibir.

Explicó que una de las “confusiones” es que los trabajadores entendieron que todos recibirían los mismos equipos de protección para trabajar en hospitales, lo cual no es así. Explicó que solamente quienes trabajan en áreas Covid recibirán el equipo completo de bioseguridad. Los que trabajan en zona de atención a pacientes no Covid recibirían insumos para lavado de manos, cubrebocas y guantes, y quienes trabajan en áreas administrativas o trabajo social solamente tendrían a disposición cubrebocas y gel antibacterial, o material para lavado de manos.

La segunda confusión que explicó es que los trabajadores recibían cubrebocas con certificación N95, pero esperaban tener de la marca 3M, es decir, confundían certificación con marca, por lo que los materiales que no eran de la marca estadounidense eran rechazados. Fue hasta que recibieron la explicación que lo que garantizaba la seguridad del producto era la certificación N95.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *