Cena de Navidad

José Isaid León Rodríguez es licenciado de nutrición y ciencia de los alimentos con maestría en ciencias de la educación. Se ha desempeñado como asesor nutricional del equipo de tercera división profesional Los Avispones de Chilpancingo. Ha sido conferencista a nivel nacional e internacional en temas de nutrición en la infancia y adolescencia, y coordinador del consultorio de nutrición Equilibrato. Nutriólogo capacitador del personal de la Secretaría de Salud en Guerrero, y docente en la Universidad Autónoma de Guadalajara en el área de nutrición del deporte.

___________________

Diciembre es un mes especial porque celebramos la Navidad y el Año Nuevo, estas dos fechas tal vez son las más esperadas por la mayoría de las personas, pues son muy especiales porque la se reúnen, comparten alimentos y conviven. Es un tiempo de esperanza y alegría, y vaya que ahora necesitamos de esos momentos.

Sin duda esta será una Navidad diferente, marcada por la pandemia del Covid-19 que aún sigue causando estragos en el mundo, en México y en nuestro hermoso estado de Guerrero.  Encontramos dos polos opuestos en esta Navidad: la salud y la muerte.  Hoy en día las ganas de reunirnos son muy fuertes, sin embargo debemos de ser prudentes a la hora de festejar para evitar la propagación del Covid-19, tal vez, una buena recomendación sea pasar Navidad sólo con nuestro núcleo familiar.

Un tema central en la mayoría de las casas en México y en el mundo gira en torno a la “cena de Navidad” y es que nosotros, los seres humanos relacionamos la comida con los festejos. En esta época del año, las personas tienen muchos excesos en varios de los aspectos pero uno que destaca por encima de todos es la nutrición y el peso corporal.

Diciembre para muchos es sinónimo de excesos, sobre todo en fiestas, por lo que tendemos a comer en mayor cantidad y nuestra actividad física y ejercicio se ven reducidos, lo que provoca incremento de peso, a veces de una forma muy drástica. Algunas personas pueden subir hasta más de 10 kilos en esta temporada, muchas veces me han preguntado si diciembre es una buena época para empezar un plan de alimentación y la respuesta es “sí”, cualquier mes es bueno, sólo es importante tomar esa decisión para cuidarnos, es por ello que la ciencia de la nutrición juega un papel fundamental para cuidar nuestra salud.

Siempre será muy bueno elegir una cena apropiada y equilibrada para Navidad, pero lo que sí es cierto es que por cenar tal vez de una manera balanceada una vez no bajaremos peso y viceversa, por tener una cena desequilibrada no subiremos de peso, lo importante es la frecuencia en el que hacemos alguna cena o comida o desayuno equilibrado eso nos llevará al éxito en mantener un buen estado nutricio y por consiguiente una buena salud.

Es importante saber que el equilibrar nuestros alimentos es algo que tenemos que practicar siempre, por eso me gustaría darles algunos tips para cuidar nuestra salud en estas cenas navideñas y evitar que nos dejen estragos como unos kilos de más.

1.- Es importante antes de llegar a la cena de Navidad tratar de comer algo saludable para evitar tener tanta hambre y con ello, podremos reducir en gran manera las porciones que comeríamos, pero ¿qué puede ser comer algo saludable antes de la cena? Podría ser alguna porción de fruta, por ejemplo una mandarina, una  pieza de kiwi o cinco piezas de fresas, combinadas con algunas oleaginosas como diez piezas de almendras, cinco piezas de nueces o dos cucharadas de cacahuates tostados. Si no eres intolerante a los lácteos, combínalos con algún yogurt bajo en grasas y azúcares.

2.- Si es posible, lleva algún alimento saludable como una ensalada o algún platillo fuerte que combine diferentes grupos de alimentos y que no incluya dos o más grupos en un mismo tiempo, para poder equilibrar nuestras raciones.

3.- Evitar las calorías líquidas procedentes de los refrescos, jugos embotellados y el abuso de las bebidas alcohólicas.

4.- Escoge sólo un platillo principal en la cena, si tenemos varias opciones, y evita servirte dos veces el platillo fuerte. Utiliza guarniciones a base de ensaladas o verduras para evitar saturar tu plato.

5.- Omite el postre o utiliza una porción pequeña.

Estos tips nos ayudarán a cenar sin culpa, pero sí de manera consiente para evitar subir algunos kilos de más. Recuerda también mantenerte activo físicamente, tratar de caminar en casa en algún patio u azotea o si se cuenta con algún equipo especial, por más de 40 minutos de manera constante de 5 a 6 días a la semana nos ayudará a reducir calorías.

Disfruta tu cena y feliz Navidad. Recuerda comer sanamente, come Equilibrato, hasta pronto.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *