Protestan damnificados de Cantaluna en la visita presidencial; “la empresa va a responder”, advierte AMLO

Rafael Mendoza/Ángel Galeana

Acapulco/Chilpancingo

Damnificados por el sismo del pasado 7 de septiembre de la unidad habitacional Cantaluna, en Acapulco, se manifestaron en la llegada del presidente Andrés López Obrador al Parque Papagayo; el mandatario federal descendió de su vehículo y les expresó que intervendrá en el caso.

Desde las ocho de la mañana, decenas de personas con distintas demandas, entre ellos, los damnificados del sismo del pasado 7 de septiembre del fraccionamiento Cantaluna e integrantes del Consejo de Ejido y Comunidades Opositoras a la Parota (Cecop) se concentraron en las inmediaciones del Parque Papagayo para esperar al Presiente y manifestarles sus demandas.  

Ahí, los vecinos de Cantaluna exigieron el respaldo del Gobierno federal, luego de que la empresa Paquimé, responsable de construir el condominio, no se ha hecho responsable por la afectación a alrededor de 600 departamentos por el sismo. El presidente descendió de su camioneta y ofreció apoyarlos.

 «Amigas y amigos de Cantaluna, nada más para informarles que ya conozco el problema del que fueron afectados por el sismo; ustedes nos apoyaron, son los que mantienen el gobierno, no podemos darles la espalda», comentó en la entrada de este recinto, donde ya lo esperaba la gobernadora Evelyn Salgado Pineda y la alcaldesa Abelina López Rodríguez.

En sus discursos de realizados en la reapertura del Parque Papagayo y de la revisión del libramiento poniente, López Obrador mencionó el caso y se comprometió a revisar el tema, por lo que pidió al titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón, hacerse cargo.

“Esta colonia Cantaluna me dicen que los departamentos no tienen mucho tiempo, que son relativamente nuevos, qué sucedió, que no estaban bien construidos, hay que cuidar, que al entregar los permisos de construcción se cumpla con normas mínimas”, dijo en su discurso en el parque Papagayo.

Posteriormente, en la supervisión del libramiento poniente, López Obrador señaló que la empresa constructora tiene que responder por la afectación de los trabajadores, por lo que, reiteró, su gobierno intervendrá para revisar el conflicto.

“Aquí fue el último temblor, pero no se cayeron otras unidades habitaciones, no se cayeron los condominios que están en las zonas más exclusivas de Acapulco, en punta Diamante no les pasó absolutamente nada, se caen departamentos de la gente humilde, de los trabajadores que son defraudados por estas inmobiliarias con la corrupción que imperaba en el gobierno”, señaló.

De acuerdo con el dictamen de riesgo emitido por la Secretaría de Protección Civil del estado el 29 de septiembre, en los 177 edificios del fraccionamiento estuvo comprometido el diseño estructural tras el sismo, y el daño que sufrieron en las plantas bajas exhibieron los “vicios ocultos y los daños estructurales en los reforzamientos”.

“Que los 177 edificios son estructuras tipo, y la seguridad estructural estuvo comprometida en mayor o menor grado en todos ellos, y que por la revisión y calas en campo ya señalados previamente, que denotan la existencia de malos procesos constructivos, vicios ocultos graves y daños generalizados de ligeros, moderados y graves”, se lee en parte del dictamen.

La dependencia concluyó que la unidad habitacional no debe ser habitada en tanto no se realicen trabajos de reforzamiento en todos los edificios, debido a que el diseño estructural no garantiza la seguridad de los habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *