Los dueños del PRI en Guerrero se sientan a la mesa; regresa Figueroa Alcocer

Ángel Galeana

Chilpancingo, Gro. 5-Noviembre-2019

Los dueños del PRI en Guerrero se sentaron a la mesa para comer juntos y celebrar el cumpleaños número 80 de una de las mayores figuras políticas del partido: el ex gobernador Rubén Figuera Alcocer, quien anunció que se reincorpora a la vida política del estado.

El encuentro fue en el hotel Holiday Inn de Chilpancingo. En la mesa principal estaba el festejado, rodeado del gobernador Héctor Astudillo Flores, el ex gobernador y actual diputado federal René Juárez Cisneros, el senador Manuel Añorve Baños, el secretario de Desarrollo Social del gobierno estatal, Mario Moreno Arcos, el ex gobernador del Estado de México Arturo Montiel Rojas, el ex diputado Héctor Vicario Castrejón, el secretario General de Gobierno Florencio Salazar Adame, entre otros priistas.

En la misma mesa estaban los perredistas de origen priista, como el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, y el alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán. Otro perredista presente fue el presidente de la Mesa Directiva del Congreso del estado, Alberto Catalán Bastida. La Iglesia también tuvo su lugar con la representación del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien tiene de manera pública una relación discorde con el Gobierno de Guerrero, especialmente con Florencio Salazar Adame.

En la misma mesa había dos coincidencias: dos ex gobernadores que solo duraron la mitad de sus periodos en el cargo por el que fueron electos tras hechos de violencia que tuvieron impacto nacional: Rubén Figueroa Alcocer, y Ángel Aguirre Rivero, quienes abandonaron el puesto de gobernador por la masacre de Aguas Blancas en 1995 y el caso Ayotzinapa en 2014, respectivamente.

Fue una reunión con “contenido político”, dijo Figuera Alcocer. Anunció su regreso a la vida política de Guerrero rodeado de priistas, perredistas, y empresarios. El sentido político, dijo, era la unidad hacia el gobernador Héctor Astudillo Flores.

“Me tengo reincorporar a la vida política de mi estado porque si no, no vamos a estar completos todos, esta mesa tiene esa intención, tiene la intención de que estemos todos aquí, estamos aquí todos los que hemos hecho la vida política de Guerrero, los que hoy mandamos, a través del cumpleaños de este hombre, que soy yo, un mensaje de unidad al gobernador del estado, como debe ser del que entiende bien la política, tenemos que mandar un mensaje donde estén todos”, dijo.

Todos los presentes elogiaron a Figueroa Alcocer, hasta el mismo obispo que ha acusado que Guerrero está en manos de narcotraficantes y guardias comunitarias por el vacío de autoridad. Esta vez aplaudió al ex gobernador, a quién lo calificó como un hombre maravilloso.

“Don Rubén es de esos hombres maravillosos que mira alto, que mira lejos, y la trinchera donde está tiene la capacidad de hacer la lucha de trabajar por todo México y el estado de Guerrero”, dijo.

El obispo, quien desde que arribó a la Diócesis ha declarado que mantiene diálogo con grupos delictivos en busca de la paz, dijo que la reunión de este miércoles tiene un significado particular:

“Uno de los flagelos que tenemos en México es la inseguridad, los estragos que hace el crimen organizado y otras cosas parecidas, y reunirnos en torno a su aniversario de vida, es un gran mensaje de paz de unidad. Si somos capaces de reunirse en torno a usted, somos capaces de unirnos en todo Guerrero y todo México buscando la paz”, expresó.

En su turno, el gobernador Astudillo Flores reconoció al ex gobernador como un “hombre que ha hecho historia”, y agradeció el impulso político que dio a muchos de los presentes en la mesa, entre ellos él.

“Muchos de los que estamos aquí recibimos su apoyo, su impulso político, a mí no se me puede olvidar que llegué a ser diputado local porque usted me impulsó, y usted me ayudó”, le dijo.

Ángel Aguirre Rivero narró la historia de cuando fue llamado por el secretario de Gobernación en marzo de 1996, Emilio Chuayffet, a la Ciudad de México, para comunicarle que él sería el gobernador interino tras la salida de Figueroa Alcocer por la matanza de Aguas Blancas, aunque con diferente versión a la que ya había presentado en su “anecdotario” que escribe de vez en vez en Facebook.

El 4 de mayo de este año, Aguirre Rivero escribió en su cuenta de Facebook que fue nombrado gobernador interino porque “podía conciliar todas las expresiones políticas” de Guerrero, palabras que le dijo Emilio Chuayffet.

“Y es que efectivamente, yo había colaborado muy de cerca con Alejandro Cervantes Delgado, José Francisco Ruiz Massieu y con el propio Rubén Figueroa, como dirigente estatal del PRI, que evidentemente veía con simpatía la propuesta. Me quedé pensativo”.

–¿O qué?, ¿no te gustaría ser gobernador de tu estado? -preguntó Chuayffet-.

–Desde luego, pero nunca pensé que en esta circunstancia. Tomó el famoso “teléfono rojo” y me comunicó con el presidente Ernesto Zedillo”, escribió el ex gobernador.

Sin embargo, frente a su ex jefe político, Aguirre Rivero contó la misma historia, pero dijo que fue nombrado gobernador interino gracias a que Figuera Alcocer lo pidió al Gobierno federal.  “Gracias a la condición que estableciste para que hubiera un gobernador interino, yo pude ser gobernador de 1996 a 1999”, le dijo en su mensaje.

Aunque Aguirre Rivero expresó que “si se apendejan” buscaría ser gobernador por tercera ocasión, en Facebook aclaró que no tiene aspiraciones políticas, que seguiría apoyando a las izquierdas, y que si acudió a la reunión fue por cortesía política.

Figueroa Alcocer hizo un llamado a unirse en torno al gobernador.

“Actuemos en política para vencer lo que se tenga que vencer en el futuro, siempre estructurados en el respeto político alrededor de quien manda en Guerrero”, dijo Alcocer apapachando al gobernador Héctor Astudillo Flores, en su discurso de agradecimiento.

Todos alagaron al festejado, pero Figueroa Alcocer tuvo un deferencia con el senador Manuel Añorve Baños, a quien lo calificó como un hombre de trabajo político.

«Hace su lucha por la vida política, muy justa y muy correcta, senador. Todos tenemos una misión en Guerrero, y hay que lograrla por la vía que nos ha enseñado el partido, que nos ha señalado el gobernador del estado, por la vía del trabajo, de la honestidad y de la lealtad, que creo que son los caminos para llegar a triunfar en la vida política», le dijo.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *