Protesta personal médico y víctimas de violencia a la llegada de López Obrador en Chilapa

Alberto Gómez/Chilapa

Al menos tres grupos de manifestantes recibieron al presidente Andrés Manuel López Obrador en el municipio de Chilapa, en su primer punto de la gira de 4 días que realizará en Guerrero para supervisar los programas de bienestar e inaugurar el cuartel de la Guardia Nacional en Chilpancingo.

Las protestas la realizaron grupos de inconforme que no han tenido respuestas a sus demandas a nivel estatal, por lo que se acercaron al presidente para que intervenga en los conflictos.

Una de las protestas fue encabezada por familiares de trabajadores de la Secretaría de Educación Guerrero que fueron asesinados en la zona de la montaña baja del estado, quienes solicitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador su intervención para que se les garanticen los pagos de seguros de vida que legalmente les corresponden.

Ramona Benítez Carbajal, hermana de una de las víctimas, denunció que durante cinco años ha buscado que la Secretaría de Educación para que le paguen las prestaciones que les corresponde como seguro de vida, pero dijo que solo han sido revictimizados y maltratados.

Dijo que en sus gestiones de los últimos cinco años conoció a otras cinco familias que tienen el mismo problema que ella, y que las autoridades se niegan a pagar las prestaciones que les corresponde.

Los quejosos entregaron un documento al presidente con el que le solicitan su intervención, “no estamos pidiendo ni siquiera que esclarezca los homicidios, lo que buscamos es que las familias tengan la retribución que legalmente le corresponde por haber perdido a un ser querido que era servidor público y murió a consecuencia de la imparable violencia que priva en Guerrero”.

Poco antes de la llegada del presidente se manifestaron dos grupos de trabajadores eventuales de la Secretaría de Salud en Guerrero; el primero demandó que se les otorguen plazas de base, ya que han trabajado en el sector Salud entre 8 y 10 años sin alcanzar su plaza laboral.

Señalaron que son alrededor de 5 mil trabajadores en todo el estado de los diferentes contratos de la Secretaría de Salud que han estado laborando durante ese tiempo sin alcanzar su plaza.

Un segundo grupo de personal de Salud que fue contratado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para laborar en el hospital Covid-19 No. 25 que se ubica en Chilapa, denunció que desde el pasado 15 de junio se terminó su contrato y desde esa fecha están desempleados.

Demandaron que los 39 trabajadores que estuvieron bajo el contrato de la Sedena solicitan ser contratados por el INSABI, ya que durante 14 meses estuvieron laborando en primera línea Covid arriesgando su salud, “creo que merecemos el espacio”, dijo uno de los manifestantes.

El presidente atendió algunas peticiones desde su camioneta y posteriormente ingresó al evento que tenía programado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *